¿A cuánto está el kilo de comentario positivo?

Marketing en Buscadores, Relaciones Públicas Online2.947 lecturas

Hoy ha llegado a la bandeja de entrada de mi correo electrónico uno de esos emails que no tienen desperdicio. El remitente era una empresa estadounidense especializada en “reputación online” (por decir algo) y en el mismo presentaba sus servicios de relaciones públicas digitales.

A cuanto esta el kilo de comentario positivoComenzaba la misiva afirmando que Google tiene muy en cuenta las opiniones y los comentarios (positivos o negativos) de los internautas, a la hora de determinar el posicionamiento de las páginas web en su motor de búsqueda. Hasta aquí todo correcto, pues Google ha manifestado en más de una ocasión que ha desarrollado algoritmos que penalizan el posicionamiento en las SERPs de las empresas con muchos comentarios negativos en Internet. A continuación, en este mensaje redactado al más puro estilo de infomercial de teletienda, se sucedían una disparatada retahíla de afirmaciones que pasaré a comentaros a continuación.

La primera “perla” del marketing online, que contenía este folletín comercial, se encontraba en una enrevesada frase en la que se argumentaba que la gente está “destrozando” (trashing) a todo tipo de compañías con sus opiniones en foros, páginas de recomendaciones y blogs. En este punto se activó mi alarma anti vende humos, pues la utilización de este tipo de lenguaje suele acabar derivando en el ofrecimiento de una serie de servicios que podríamos calificar de poco ortodoxos.

Unas líneas más adelante, estos paladines del marketing y la comunicación mantenían que podían ayudarme a “defender” mi empresa de las críticas generadas por hordas de desalmados consumidores, inundando la Web de falsos comentarios positivos. Asimismo, ponían al servicio de la causa su próspera y bien nutrida red de granjas de contenidos (afirmaban disponer de más de 15.000 páginas web dedicadas a tan noble tarea).

Pero lo más surrealista estaba aún por llegar. Según estos encantadores de serpientes, con la puesta en marcha de estas infalibles técnicas podríamos “controlar” lo qué la gente puede ver, acerca de nuestra empresa, en Internet. Sin duda alguna ésta era la frase que mejor resumía el intento de estafa de estos individuos.

Como ya comentaba Sara Martín en un artículo publicado hace unos días en este mismo blog, “control de información” e “Internet” son expresiones totalmente incompatibles. En otras palabras, si una empresa pretende gestionar una mala reputación online basando su estrategia en la auto generación de cientos de comentarios positivos en la Web está muy equivocada, pues la época en la que los flujos de comunicación podían canalizarse a voluntad (controlando los grandes medios de comunicación de masas), terminó el día en que se popularizó el uso de los social media y millones de consumidores se convirtieron en prosumidores.

¿Quiénes son los grandes perdedores de la implementación de este tipo de prácticas?

En primer lugar, los que más tienen que perder son los consumidores, que otorgan su confianza a unas compañías supuestamente valoradas de forma positiva por otras personas y acaban viéndose defraudados en sus expectativas.

Por otro lado, las empresas que ofrecen opiniones y comentarios positivos “a tanto el kilo” están contribuyendo a desprestigiar no sólo al sector del marketing online sino a las páginas de recomendaciones (como Tripadvisor o Ciao!) y a los buscadores.

Lo que todavía no saben muchos de los que se dejan engañar por “profesionales” como los que me mandaron este email es que las compañías damnificadas (especialmente Google) cada vez están dedicando más recursos para combatir las opiniones falsas generadas por “especialistas” en comunicación digital. De este modo, según mi punto de vista, todo el gasto destinado a la auto generación de comentarios positivos es una de las peores inversiones que una organización puede realizar.

¿Qué podemos hacer para conseguir comentarios positivos de nuestros clientes?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que si nuestros productos o servicios no cumplen con las expectativas que nuestras promesas han generado en nuestros clientes, es imposible esperar que hablen bien de nosotros.

En segundo lugar, una de las múltiples técnicas que se pueden utilizar para conseguir comentarios positivos consiste en animar a nuestros clientes o prospectos satisfechos a que hablen bien de nosotros. Por ejemplo, podemos ofrecer cupones descuento a nuestro público objetivo, invitándoles a dejar sus comentarios después de probar nuestros productos o servicios. O podemos pedirles que graben un vídeo con su testimonial, utilizando su webcam, y subirlo a nuestro canal de YouTube. Te sorprenderá comprobar cuánta gente está dispuesta a contar a todo el mundo la magnífica compra que acaba de realizar.

Por último, te aconsejo que si alguien te ofrece la posibilidad de “controlar” lo que se dice de ti en Internet huyas de él como de la peste pues, por norma general, estarás frente a una persona que sólo busca enriquecerse a tu costa, sin importarle en absoluto la reputación de tu compañía.

Imagen: Porto by azote divino en Flickr

Si te ha gustado este post puedes compartirlo:  


Escrito por: Mauro Xesteira | Tags: , , , , , ,

free plagiarism checker

4 Comentarios sobre “¿A cuánto está el kilo de comentario positivo?”:

  1. FipcruroBic Comentó:

    Si, probablemente lo sea

  2. Las empresas que pagan por escribir comentarios falsos están tirando el dinero a la basura | El blog de Milton Factory Comentó:

    [...] tema no es nuevo. Hace unos meses ya denunciábamos en este blog, en un post titulado “¿A cuánto está el kilo de comentario positivo?”, la proliferación de empresas que ofrecen el servicio de generación masiva de falsos comentarios [...]

  3. Cómo combatir las opiniones falsas en TripAdvisor Comentó:

    [...] – Aquellas compañías que se dedican a hacer comentarios positivos (o negativos) en TripAdvisor “a tanto el kilo”, no podrán desarrollar sus ilícitas actividades de una forma tan sencilla como en la [...]

  4. musical on blablawe.com Comentó:

    Let’s take a closer take a look at those components.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario:



También podría interesarte:

Si me reducen el presupuesto de marketing, ¿por dónde...
Cómo evitar las meteduras de pata en las redes sociale...
Negative SEO (y II): cómo detectarlo y cómo protegern...