Te guste o no, la era de la transparencia está aquí

Relaciones Públicas Online1.311 lecturas

El fin de semana pasado estaba tranquilamente sentada en el sofá navegando por Internet cuando, de repente, me llamaron a mi móvil desde un número de teléfono desconocido. No me dio tiempo a responder, ya que el tono de llamada duró menos de un segundo. Como me pareció muy extraño, se me ocurrió buscar en Google el número que aparecía en mi pantalla. Ante mi sorpresa, al escribir los nueve dígitos en el buscador, aparecieron varios resultados en los que figuraba la palabra “estafa”, y al hacer click sobre uno de ellos me encontré con este foro, en el que cientos de personas alertaban sobre el “oscuro” modelo de negocio de esta particular empresa.

Esta pequeña anécdota es sólo un ejemplo de los miles de foros y grupos de discusión donde todo tipo de personas, especialmente los prosumidores (prosumers), comparten sus experiencias personales sobre las empresas con las que interactúan.
Seguro que tú también conoces varios casos en los que tanto grandes como pequeñas corporaciones se han convertido en protagonistas involuntarias de algún grupo de Facebook o han llegado a la portada del agregador de noticias Menéame, tras haber sido puestas “a caldo” en un blog.

Antes de que se produjese la revolución de la Web 2.0, las empresas podían ejercer un cierto control sobre la información que se mostraba sobre ellas en los medios de comunicación de masas, y era relativamente fácil evitar que los aspectos menos “favorecedores” llegasen a ser de dominio público. Hoy en día la situación es muy diferente. Muchos clientes y usuarios, hartos de sentirse engañados, han encontrado en Internet el lugar idóneo para debatir sobre todo aquello que a las compañías les gustaría guardar dentro de un baúl en el fondo del mar. Por tanto, en la actualidad, es totalmente imposible para las organizaciones controlar lo que se habla sobre ellas.

Cuando un cliente me pide consejo sobre cómo prevenir una posible situación de crisis online, siempre le cuento mi regla básica en reputación e imagen online:
Estamos en la era de la transparencia. Antes o después, todo acaba saliendo a la luz en Internet. Así que la única forma de evitar los comentarios negativos sobre ciertas prácticas o formas de actuar es modificándolas o no llevándolas a cabo.

Si te ha gustado este post puedes compartirlo:  


Escrito por: Sara Martín | Tags: , , , , , ,

free plagiarism checker

4 Comentarios sobre “Te guste o no, la era de la transparencia está aquí”:

  1. Hoy es Marketing 2011 Madrid: 10 tendencias de futuro | miltonfactory blog | el blog de Milton Factory Comentó:

    [...] la era de la transparencia, surgida tras la popularización del uso de las redes sociales, las organizaciones ya no pueden [...]

  2. ¿A cuánto está el kilo de comentario positivo? | miltonfactory blog | el blog de Milton Factory Comentó:

    [...] ya comentaba Sara Martín en un artículo publicado hace unos días en este mismo blog, “control de información” e “Internet” son [...]

  3. Cuando los bloggers son más profesionales que los periodistas | El blog de Milton Factory Comentó:

    [...] de los medios de comunicación a las nuevas reglas no escritas que han surgido con la llegada de la era de la transparencia. En otras palabras, es necesario que los diarios abandonen estas malas praxis, optando en su lugar [...]

  4. Kelm Comentó:

    De perogrullo! Yo trabajo ahora como freelancer y cuando una empresa o autonomo me encarga un trabajo lo primero que hago es buscar en internet información y referencias sobre ellos (supongo que lo mismo que harán ellos sobre mi) y a la mínima sospecha o falta de confianza pido que me paguen por adelantado (al menos gran parte del trabajo) o de lo contrario no hay trato. Trabajo poco pero al menos me aseguro cobrar por el projecto y que ningun cara dura se aproveche.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario:



También podría interesarte:

Las empresas que pagan por escribir comentarios falsos ...
Hoy es Marketing Madrid 2012: 10 claves para recuperar ...
La primera regla del customer experience: no maltratar ...