Milton Factory | Agencia de Marketing Online


miltonfactory blog

Las 5 grandes mentiras sobre las redes sociales corporativas

Social Media & Community Management2.231 lecturas

Hace unos días tuve una interesante conversación con el director de recursos humanos de una empresa española de tamaño considerable (más de quinientos empleados y una facturación anual de varias decenas de millones de euros).

Casi al final de la charla me comentó que, junto con el director de marketing, estaba sopesando la posibilidad de implementar una red social corporativa en su empresa, pero no contaba con el apoyo del Consejo de Administración. Entre otras razones, le argumentaban que la puesta en marcha de su proyecto era, por un lado, muy costosa y complicada a nivel técnico. Asimismo, temían que el establecimiento de una red social en su compañía incrementase las fugas de información confidencial hacia el exterior. Por otro lado, temían que los empleados se pasaran gran parte de su tiempo “socializando”, en lugar de trabajando. La puntilla la puso uno de los miembros del Consejo cuando le aseguró, rotundamente, que “esas cosas no sirven para nada”.

Como el tiempo se nos había echado encima y teníamos que marcharnos, le prometí que mi siguiente post en el blog de Milton Factory trataría sobre este apasionante tema.

Para ilustrar mis puntos de vista sobre la cuestión, utilizaré como ejemplo el Hermes Cloud Computer Platform (Hermes en adelante), una red social corporativa implementada por la Unidad de Innovación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, puesta en marcha el 1 de septiembre de 2011.

Este espacio, abierto a todo tipo de profesionales del ámbito de la medicina, es definido por sus creadores como una “red social para la gestión del conocimiento biomédico en la nube”. En este entorno, médicos y demás personal sanitario tienen acceso, entre otras muchas cosas, a material videográfico, actividades formativas, noticias de actualidad e información sobre congresos y workshops. El único requisito para disfrutar de todos estos contenidos es disponer de un dispositivo con acceso a Internet (un ordenador, un smartphone o un tablet).

Una vez descrito brevemente el proyecto Hermes, pasaré a desmontar, una a una, las que considero son las cinco grandes mentiras sobre las redes sociales corporativas.

· Primera mentira: las redes sociales corporativas no sirven para nada

Que duda cabe que una red social corporativa bien diseñada e implementada multiplica exponencialmente el nivel de productividad. Sólo con el hecho de establecer una comunicación fluida entres los diferentes departamentos de una compañía se consiguen una serie de beneficios entre los que se pueden destacar los siguientes:

- Mejora del acceso a la información por parte de los empleados, cuestión cada vez más vital tras la llegada de lo que ha dado en llamarse economía del conocimiento.

- Incremento significativo de la eficiencia en la coordinación de los proyectos puestos en marcha por la empresa, así como la eliminación de duplicidades.

- Expansión, por todos los departamentos, del know-how generado en la compañía.

- Si decides abrir tu red a tus clientes y/o proveedores (de forma controlada), recibirás unos inputs que serán muy útiles para ofrecer un producto o servicio con mayor valor añadido que el de la competencia.

En la red social Hermes, en menos de un mes han conseguido 21.000 mensajes internos y 60.000 visitas. Con estas cifras podemos constatar la velocidad con la que este tipo de iniciativas consiguen sus objetivos, siempre que estén bien estructuradas. Por supuesto, para alcanzar estos niveles de éxito hay que planificar e implementar el proyecto de forma profesional y siempre contando con el apoyo de los máximos dirigentes de la empresa, pero este tema daría para hablar largo y tendido y no es el objetivo de este post.

· Segunda mentira: la implementación de una red social corporativa tiene un coste elevado

Todas las organizaciones (incluso las micropymes) pueden implementar una red social propia sin invertir ni un solo euro. En otras palabras, no hace falta ser un centro clínico de prestigio internacional y gestionar un gran presupuesto para disfrutar de una red social propia.

Para poner en marcha una red social corporativa básica, sólo se necesita disponer de tres elementos:

1.- Una plataforma de almacenamiento en la nube, por ejemplo, Dropbox.

2.- Una herramienta de comunicación corporativa instantánea, que permita crear un directorio de usuarios, así como el almacenamiento de conversaciones, en un entorno seguro. Todas estas características están presentes en multitud de sistemas on the cloud como Yammer.

3.- Una aplicación que permita a varias personas compartir información en pantalla, organizar un workshop o mantener una videoconferencia. Para estos cometidos puedes utilizar Skype o Google Talk.

Las herramientas o plataformas a las que acabo de referirme son gratuitas o tienen un coste realmente bajo. Por ejemplo, Dropbox, ofrece 2GB de espacio de almacenamiento totalmente gratis. Si tus necesidades son mayores, puedes contratar una cuenta premium de 100GB por unos 15€ al mes. Disclaimer: Dropbox no me paga por hacerle publicidad :-) .

· Tercera mentira: implementar y gestionar una red social corporativa es muy complicado

Si quieres tener acceso a un entorno como Hermes, especialmente diseñado para cubrir una serie de necesidades muy concretas de sus usuarios, necesitarás contar con el apoyo de una empresa que se encargue de su planificación y puesta en marcha.

Sin embargo, en la mayoría de los casos basta con utilizar las herramientas mencionadas en el punto anterior (o similares). Su instalación es muy sencilla y todos los trabajadores podrán manejarlas con soltura, tras un breve periodo de formación impartido por una persona con habilidades informáticas de nivel medio.

· Cuarta mentira: la información que circula en las redes sociales corporativas tiene más probabilidades de ser filtrada al exterior

En los entornos donde circula información confidencial es recomendable implementar unas medidas básicas de seguridad, como el acceso mediante usuario y contraseña. Por ejemplo, en Hermes, el acceso está restringido a usuarios registrados previamente. De la misma manera que en el caso de esta red social corporativa, deberás contar con una serie de barreras que impidan el acceso a personas no autorizadas.

No obstante, afirmar que un espacio donde se maneja información es totalmente seguro es una utopía, pues hasta en redes tan protegidas como las que contienen información militar se producen filtraciones (recordemos los famosos documentos de Wikileaks sobre la guerra de Afganistán).

Para luchar contra las fugas de contenido sensible, la mejor opción (además de la instalación de medidas de seguridad) consiste en ofrecer formación a las personas que tengan acceso al mismo. Por ejemplo, ¿saben los empleados de tu empresa que la revelación de información confidencial tiene consecuencias legales?

· Quinta mentira: Al tener acceso a una red social corporativa los empleados trabajan menos

Si eres un profesional que valora la productividad por encima del presentismo te darás cuenta de que, tras la implementación en tu compañía de una plataforma que potencie la comunicación interna, y permita que los trabajadores puedan interactuar entre ellos con independencia del lugar donde se encuentren, conseguirás alcanzar tus objetivos más rápido y de forma más eficiente.

Siguiendo los tweets de Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación del Hospital Clínico San Carlos, podemos ver que, desde que se puso en marcha el proyecto Hermes, se han producido multitud de interacciones que, bien encauzadas, generarán una serie de beneficios reales como la mejora de la atención al paciente, el perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas o el incremento del nivel de precisión en los diagnósticos.

Probablemente, el mayor obstáculo para la puesta en marcha de una red social corporativa no tenga que ver con ninguna de las cuestiones que se han tratado en este post, sino con el temor al cambio o el miedo a lo desconocido.

¿Tú qué piensas sobre las redes sociales corporativas? ¿Eres de los que opina que no sirven para nada? Si tu empresa cuenta con una red social corporativa, ¿sientes que ha mejorado el nivel de productividad desde la puesta en marcha de la misma?

Imágenes:

- Screenshot de la aplicación Yammer @ Yammer Press Center

- Screenshot de la cabecera de la web del proyecto Hermes

Si te ha gustado este post puedes compartirlo:  


Escrito por: Mauro Xesteira | Tags: , , , , , , , , ,

free plagiarism checker

Un comentario sobre “Las 5 grandes mentiras sobre las redes sociales corporativas”:

  1. 10 usos de las redes sociales que han revolucionado el mundo de la medicina | miltonfactory blog | el blog de Milton Factory Comentó:

    [...] unos meses ya nos referíamos, en un artículo publicado este blog, al el proyecto Hermes, una red social puesta en marcha por la Unidad de Innovación del Hospital [...]

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario:



También podría interesarte:

El día en que las redes sociales marcaron la agenda in...
Las mejores técnicas de Marketing para encontrar traba...
Las 35 claves del éxito de la cuenta de Twitter de la ...

Estás en el blog corporativo de Milton Factory