Los 10 mandamientos para los políticos con presencia en redes sociales

Relaciones Públicas Online, Social Media & Community Management3.881 lecturas

Cada vez que llega una nueva temporada de elecciones (a nivel nacional, autonómico o local), el politicus hispanicus repite el mismo ritual que se perpetúa desde el inicio de los tiempos. Unos meses antes de los comicios, nuestro político español sale de su madriguera y, tras olisquear el aire de la mañana, se pregunta: ¿no va siendo ya hora de que empiece a comunicarme con aquellos que me van a votar?

Los políticos españoles en las redes socialesDesde la llegada de la democracia a España, la clase política ha recurrido a diversas técnicas y mecanismos para acercarse a sus fans más incondicionales como, por ejemplo, los mítines con bocadillo incluido para los asistentes, las inauguraciones de obras públicas o los paseos por los mercados besuqueando niños a diestro y siniestro.

Pero los tiempos cambian una barbaridad y los políticos deben estar dispuestos a innovar y utilizar todas las herramientas tecnológicas a su alcance. Por este motivo, ante el regreso de un nuevo período electoral, se dedican a colonizar, durante unos meses, las redes sociales.

Lamentablemente, por sus características y particularidades, los social media son un terreno peligroso para políticos en general y, pensando en ellos, he elaborado un decálogo para hacer más llevadero su tránsito por las redes sociales.

Sin más, os dejo con los diez mandamientos para políticos con presencia en las redes sociales:

1.- No intentarás fijar las normas de convivencia en los social media

Por norma general, a los políticos les gusta tener todo bajo control. Como están acostumbrados a pasarse el día legisla que te legisla, se creen que tienen derecho a pasarse el día dictando normas de convivencia en las redes sociales.

Si a un político le molesta alguna acción o el comportamiento de otro usuario (siempre que no esté infrinjiendo ninguna ley), sólo le queda aguantarse y mirar para otro lado si no quiere ser el protagonista involuntario de un “linchamiento” popular, en forma de trending topic. La mayoría de los internautas son espíritus libres y les molesta mucho que alguien les diga lo que tienen o no tienen que hacer en los medios sociales. Por ejemplo, Mariano Rajoy se convirtió en el blanco de todas las críticas en Twitter durante casi tres días, después de que a su equipo de community managers se les ocurriera pedir a un tuitero que cambiase su foto de perfil (eso sí, se lo pidieron por favor). El hashtag #avatarmariano ha pasado a formar parte de la historia de los social media como ejemplo de lo que le puede llegar a pasar a un político cuando utiliza su perfil de Twitter para ir de sheriff 2.0.

2.- No codiciarás las cuentas ajenas

Una cosa es que los políticos soliciten, a sus fans más incondicionales, que les ayuden a difundir su mensaje y otra es pedir a sus seguidores en las redes sociales cosas tan extravagantes como que:

- les “presten” su cuenta durante unas horas, como hizo el Partido Popular durante una convención (el famoso caso #ProstiTuit)

- se pongan como locos a citar una cuenta de Twitter, a cambio de fabulosos regalos como tazas, termos y pegatinas, convirtiendo las redes sociales en una tómbola de verbena (idea que se le ocurrió al equipo de campaña del candidato socialista a la presidencia del gobierno).

3- Abrirás una cuenta de Twitter o Facebook porque quieres dialogar, no porque “está de moda”

¿Por qué tantos y tantos políticos abren sus cuentas cuando faltan unos meses para las elecciones? En mi opinión,  se debe a que esto de las redes sociales ni les va ni les viene, pero es “un sitio en el que hay que estar” para demostrar que son más modernos que las abuelas que se atreven a saltar en paracaídas.

Por poner un par de ejemplos, los dos máximos aspirantes a la presidencia de gobierno de España, Alfredo Pérez Rubalcaba (@conRubalcaba) y Mariano Rajoy (@marianorajoy) abrieron sus cuentas de Twitter el 24 de mayo y el 27 de julio de 2011 respectivamente, es decir, unos meses antes de las elecciones generales del 20 de noviembre del mismo año.

Probablemente, unas semanas (o días) después de las elecciones de turno, dejarán sus cuentas de Twitter en barbecho o totalmente abandonadas. ¿Así es como pretenden hacernos creer que están apostando por las redes sociales como canal de intercambio de ideas con la ciudadanía?

4- Utilizarás los medios sociales como plataforma de comunicación y dejarás la propaganda política para los medios tradicionales

Todos sabemos que, desde que el primer homo sapiens puso su pie sobre la Península Ibérica, la mayor parte de la clase dirigente se ha negado a comunicarse de forma bidireccional con el pueblo llano. Por este motivo, acostumbrados a los mítines y a las ruedas de prensa sin preguntas, suelen utilizar las redes sociales como simples “vallas publicitarias” online.

En otras palabras, estoy convencido de que las cuentas de Twitter o Facebook de casi todos los políticos son meros instrumentos de simulación de interacción con los ciudadanos, y que nuestras opiniones y anhelos les importan un pimiento.

5.- No te desentenderás totalmente de tus cuentas en las redes sociales

Las tablas de la Ley

Los políticos son personas muy ocupadas y, por este motivo, necesitan la ayuda de profesionales de la comunicación, chóferes, asistentes y demás personal de confianza. Pero una cosa es que desde una agencia de relaciones públicas les ayuden a gestionar sus cuentas de Twitter o Facebook y otra que se las administren al 100%.

6.- No dejarás que los miembros de tu equipo de community managers se hagan pasar por ti

Los community managers son profesionales que están perfectamente capacitados para realizar un excelente trabajo de dinamización de las cuentas de los políticos los que asesoran. No obstante, por mucha experiencia que tengan estos expertos en comunicación, no es nada recomendable que se hagan pasar por el político en cuestión.

Todavía recuerdo la “pillada” que le hicieron a Rosa Díez cuando consiguió romper todas las leyes espacio-temporales al publicar actualizaciones en su cuenta de Twitter al mismo tiempo que la entrevistaban en directo en un programa de televisión.

7.- No te comportarás en las redes sociales como un matón de patio de colegio

Hay muchos políticos que piensan que las redes sociales son una especie de campo de batalla. De este modo, todo detractor se convierte en un enemigo a batir y hay que mostrarse implacable con él hasta destruirlo, para demostrar quien es el que “corta el bacalao”.

Aunque no existe un libro oficial de urbanidad y buenas maneras en las redes sociales, todos estamos de acuerdo en que, como en cualquier espacio donde se comparten ideas, el respeto mutuo debe ser la primera norma a seguir.

8.- Ante situaciones de crisis, aplicarás la lógica

Antes o después, todos cometemos una equivocación que puede desencadenar las críticas de los demás. Para resolver con éxito este tipo de situaciones, lo mejor es mantener la calma y pensar que el entorno online no es más que una réplica del mundo real. Por este motivo, ante una situación de crisis online, la estrategia a seguir debería ser similar a las que se utilizaban en la Era 1.0 (aplicando la lógica y el sentido común).

9.- Dialogarás con todo el mundo

Aunque los miembros de la clase política española están acostumbrados a dialogar sólo con aquellos que les son afines, antes de dar de alta su perfil en una red social tienen que ser conscientes de que, a diferencia de los mítines en polideportivos, en el mundo digital no hay controles de acceso en la entrada.

Por este motivo, los políticos con presencia en los medios sociales tienen que estar dispuestos a responder a las preguntas y demandas que les hagan tanto sus seguidores como sus detractores. En definitiva, los asesores de imagen de los políticos deberían esforzarse por convencer a sus clientes de que, si deciden abrir una cuenta en Twitter o Facebook, es para estar más cerca de aquellos a los que gobiernan (o pretenden gobernar) y no sólo para congeniar con los fanboys de su partido.

10- No serás un analfabeto digital

Del mismo modo que para moverse en ámbitos internacionales los políticos necesitan hablar inglés con fluidez, para navegar por el proceloso océano de los social media hay que tener unos conocimientos mínimos sobre tecnología y redes sociales.

Una cosa que siempre me ha sorprendido es que, a día de hoy, el presidente de los Estados Unidos no tenga un ordenador en su despacho oficial (¿será porque, como se conectaba a Facebook en horas de trabajo, le han prohibido utilizar su portátil?). Si eres político y estás leyendo este post, demuestra que eres más guay que Obama y ponte las pilas en cuestiones de cultura digital.

En conclusión, los políticos que de verdad quieran conectar con la ciudadanía deberían asistir a menos mítines en plazas de toros y tener una presencia más activa en las redes sociales.

Fotografía:

- Ten Commandments, by ‘No Matter’ Project, under CC. License

Si te ha gustado este post puedes compartirlo:  


Escrito por: Mauro Xesteira | Tags: , , , , , , , , , , , ,

free plagiarism checker

Un comentario sobre “Los 10 mandamientos para los políticos con presencia en redes sociales”:

  1. Los 10 mandamientos para políticos que desean tener presencia en redes sociales – Creactivar Comentó:

    [...] blog de la agencia Milton Factory, resumen en un decálogo una guía para hacer más llevadero el tránsito de una personalidad [...]

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario:



También podría interesarte:

¿A cuánto está el kilo de comentario positivo?
Las 10 claves para que tu campaña de Performance Marke...
Las mejores técnicas de Marketing para encontrar traba...